Cerrar

Dirigir en la época actual

Por Jesús Casanova, Director General de CEEI Valencia

Publicado por anarubio
viernes, 19 de noviembre de 2010 a las 11:48

En una época como la que vivimos ahora, la Dirección de las Empresas adquiere si cabe un protagonismo mucho mayor, por lo que en primer lugar tenemos que considerar la figura del Director y la gestión eficaz de su tiempo, porque éste es un recurso limitado y tendremos que definir y ordenar nuestras prioridades, para no solo centrarnos en la acción sino dedicar tiempo a la reflexión y a la planificación, que es lo que verdaderamente marca la diferencia entre las personas de éxito y las que no lo consiguen.

Tras esto, analizaríamos nuestro Modelo de Negocio, es decir, qué ofrecemos a nuestros clientes, cómo llegamos a ellos, cómo nos relacionamos con ellos y consecuentemente como la empresa gana dinero. Esto se debe hacer con la mente abierta, ya que el modelo no es algo fijo, sino que tenemos que plantearnos como va a ir evolucionando en el tiempo, no olvidándonos nunca de que debemos pensar en grande.

Una vez definido el modelo de negocio debemos plantear la Estrategia más adecuada para conseguirlo, y que principalmente debe estar basada en la diferenciación con nuestra competencia, con vistas a mantener e intentar crecer en nuestro segmento de mercado.

Después en base a las posibles oportunidades detectadas tendremos que analizar los recursos de que disponemos, buscando siempre mantener en nuestra empresa el equilibrio oportunidades-recursos, pues la descompensación de éste nos puede llevar al fracaso.

Para conseguir estos recursos, en el momento actual, debemos casi olvidarnos de las entidades bancarias, debido a la grave crisis que padecen, aunque evidentemente tenemos que intentar negociar con ellas para obtener lo máximo posible.

Por lo tanto para generar recursos deberemos en primer lugar revisar todas nuestras compras, ya que la reducción más rápida de nuestros costes vendrá por ahí. Pensemos que lo que no compramos o compramos más barato supone dinero que no sale de caja; el departamento de compras en ciertos momentos debe ser incluso más activo que el comercial.

Lo que no tenemos que pensar es que la reducción debe venir únicamente por la disminución de nuestra plantilla, que si bien es algo importante a analizar, hay que tener mucho cuidado en el planteamiento ya que corremos el riesgo de confundir el músculo con la grasa, y podemos acabar generando una parálisis de la empresa por miedo en el personal, mientras que tener un buen equipo nos va a permitir mantener y aumentar los niveles de productividad y rendimiento de la empresa.

Nuestra premisa, como decíamos antes, es ser “empresa camaleón”, adaptarnos constantemente al entorno, ya que nuestro planteamiento actual para tener éxito debe ser el de satisfacer las rápidas y cambiantes demandas de nuestros clientes (cada vez escuchamos más que “el cliente es el jefe”). Solamente con productos y servicios diferenciales, que aporten valor añadido a nuestra empresa y a nuestros clientes, nos aseguraremos la competitividad y la supervivencia futura. Algunas empresas de éxito dicen que ese valor diferencial es debido a que sorprenden a los clientes dándoles más de lo que pagan.

El director por tanto, debe marcarse objetivos claros y esforzarse en conseguirlos, pero si no se consiguen, no desmoralizarse, analizar el porqué y volver a intentarlo, pues si se hacen las cosas correctamente, al final se consiguen.

Artículo escrito por Jesús Casanova, Director de CEEI Valencia para su columna "Planteamientos" publicada en el Suplemento dominical del Levante el pasado 4 de julio de 2010 dentro del espacio dedicado a “Innovación y Empresas”.

3.02
visitas hoy 1 · visitas total 10.365

Usuario: anarubio

Canal: CEEI Valencia

Fecha publicación: 19/11/2010 11:48

Url: http://ceeivalencia.emprenemjunts.es/?op=8&n=2828

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio.
Al continuar con la navegación consideramos que aceptas su uso y nuestra política de cookies.

Aceptar